POSTS RECIENTES: 

¡OH, QUERIDA Y TEMIDA NAVIDAD!


Quedan muy pocos días para nochebuena, Navidad, nochevieja, año nuevo, reyes, etc. y esto para muchas personas, supone una gran fuente de estrés y no representa nada bueno simplemente por todos los excesos que conlleva. El miedo a engordar les supera y ven a la comida como enemigo.


Hoy os traigo unos tips y consejos como psicóloga estratégica para sobrellevar mejor la Navidad.


Ante todo, quiero decir que la Navidad es para disfrutarla, igual que la vida. Si bien esto no es posible si constantemente estamos enfocados en la comida, la cual en estas épocas se presenta en cantidades exageradas.


Vamos a por ellos:


1. Quítale a la comida el único poder que tiene sobre ti: TU ATENCIÓN. El resto depende de ti, no tiene ningún otro efecto en ti más que el de nutrirte, darte placer, saciarte... Todo eso dependerá de lo que tú ingieras y no de un factor externo incontrolable que no puedas dominar. La comida no puede hacerte nada y no es el enemigo. Desplaza tu atención hacia otras cosas en la cena o comida navideña (una charla con un pariente que hace mucho que no ves, compartir experiencias y momentos del año, recuerdos...) En Terapia Breve Estratégica esta estrategia se llama "Surcar el mar sin que el cielo lo sepa".


2. Moderación y equilibrio con lo que necesito, lo que realmente quiero y lo que puedo comer (lo que mi cuerpo me permite, no lo que en mi mente he estipulado que tal alimento engorda). Rompe con la mentalidad de dieta dicotómica en la que puedes comer unas cosas y otras no porque te llevan a la mentalidad de todo o nada y por ende acabar comiendo en exceso y de forma descontrolada. Si tienes claro que NADA engorda de por sí, es el conjunto de hábitos los que llevan a ello... Si tienes claro que NADA es tan determinante en tu salud como tu bienestar mental... Seguramente no necesites llegar a los extremos a los que muchas veces se llega en estos días.


3. Saber decir NO. Asertividad. A veces sucumbimos a las exigencias y peticiones de los demás simplemente por el qué dirán, porque nos sentimos responsables o culpables de que estamos haciendo un desprecio, porque nos hacen chantaje emocional.., Si no quieres comer algo porque no te gusta o porque no puedes más o porque te estás reservando para cualquier otro alimento/plato... No lo comas. Sé educado y agradece primero el gesto diciendo que no de forma rotunda y clara con una sonrisa en la boca. Sobretodo, intentemos no crear más conflicto de los que se generan normalmente en las grandes agrupaciones familiares pero respentándonos a nosotres mismes.


4. No comas en piloto automático, ni por aburrimiento, ni para llenar un vacío... Come con atención plena en el momento que lo hagas, saborea cada loncha de jamón, cada canapé, trocito de turrón... Disfrútalo porque no solemos tener tal despliegue de platos para degustar. Vuelve a retomar tus emociones positivas con la comida, siente el placer que te proporcionan los alimentos. Comer es algo sensorial, así que... ¡Siéntelo!


5. Profundiza en tus miedos antes de la cena/comida. Analiza a qué temes y no luches contra tus miedos, simplemente analízalos y debátelos contigo, cuestiónatelos: ¿miedo a engordar? ¿Qué significa engordar? ¿Cuánto creo que voy a engordar? ¿Qué pienso que me va a hacer engordar?.


7. Escribe una lista de todas las fuentes de estrés con las que crees que vas a tener que lidiar. Hazlo en anticipo para prepararte contra ellas y saber cómo reaccionar sin tener que improvisar en el momento ya que eso genera más estrés.




Une cuerpo y mente y verás como todo fluye. Te mereces ser feliz en estas fechas y siempre.


Politica de privacidad

SÍGUEME:
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle