MEDICINA INTEGRATIVA

La medicina convencional va hacia una concepción de la salud cada vez más transversal, poniendo el foco en la parte material y puramente anatómica. Se centra en el algoritmo enfermedad-tratamiento y aborda los síntomas de estas con los “anti” (como yo les llamo): antihipertensivo, antidiabético, antidepresivo, antiinflamatorio… En muchos casos necesarios, pero en la gran mayoría de ellos: un parche que te permite sobrellevar el problema, pero no solucionarlo.

 

Más del 87% de las consultas de medicina general son debidas a alteraciones ocasionadas por nuestro estilo de vida y una mala gestión de nuestras emociones. Aproximadamente el 70% de los casos de enfermedad cardiovascular y de las muertes en la población se atribuyen a factores de riesgo MODIFICABLES. 

 

Vivimos en la mejor época de la historia de la humanidad. Nunca hemos tenido tantos recursos, tanto conocimiento, tantas comodidades… y sin embargo nos enferman nuestros hábitos, qué decidimos hacer, quién decidimos ser, qué pensamientos decidimos tener. Envejecemos demasiado pronto y por voluntad propia. Muchos casos desafían la forma occidental de entender el cuerpo humano. Pero el debate no reside en si es mejor la medicina convencional o la alternativa. Se trata de trabajar con ambas posibilidades. No es lo uno o lo otro, es lo uno y lo otro. 

 

Somos más que un cuerpo. Hay más. Hay algo más allá del límite que marcan los mapas. Para nosotros, no existe otra forma de entender la salud que no sea desde una visión integral. Una de las mejores cosas de la ciencia es que nos ha permitido entender con bastante claridad hasta qué punto está todo conectado. El ser humano es un conjunto de realidades complejas que se pueden distinguir pero no separar.  El mundo biológico, el psicológico y el emocional. Absolutamente interrelacionados entre sí. Los estados emocionales son también estados corporales, ya que los sentimientos pueden generar un impacto profundo a nivel físico. Mantener el equilibrio entre ellos en medio de la tormenta es algo crucial.

 

Creemos firmemente en el estilo de vida como medicina. Tienes los medicamentos más importantes dentro de ti. Eres capaz de segregar endorfinas que son un potente analgésico, dopamina que genera entusiasmo e ilusión, serotonina que produce felicidad y calma. Asimismo, cuentas con un sistema inmune sumamente complejo. Se ha demostrado que cuando un ser humano se enfrenta a una enfermedad y siente que en su interior tiene la capacidad y los elementos necesarios para enfrentarse a ella, el sistema inmune se vuelve mucho más agresivo. El estado de ánimo influye considerablemente en la respuesta del cuerpo humano frente a la enfermedad.

 

Existe una conexión muy profunda entre el pensamiento, la mentalidad, la biología y la fisiología del ser humano. Y este conocimiento es muy antiguo. Así lo creían ya los médicos griegos hace 2500 años, Mahatma Siddharta (Buda) en el Nepal o Lao Tse en la China: “Men sana in corpore sano”, “El cuerpo es un todo”…  Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto teniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro a nivel hormonal.

 

Cómo cambia el paradigma, ¿verdad? No es posible mejorar tu salud sin mejorar tu estilo de vida. Nuestra genética no determina nuestra salud, solamente la predispone. La clave es el entorno. Los alimentos que eliges para nutrirte, lo que oyes, lo que piensas, cómo, cuándo y cuánto te mueves e incluso como respiras. La salud es la forma en la que te relaciones con el mundo. Y estás en las mejores manos, las tuyas. 

 

Estreñimiento, cansancio crónico, acné, falta de energía, estrés, migraña, alergias, intolerancias, digestiones pesadas, inflamación, falta de claridad mental, antojos, dolor premenstrual, depresión, apatía, adicción a la cafeína o al azúcar … ¿te sientes identificado? No aceptes como normal algo que no lo es. Es normal que no sepas abordarlo, nuestra doctora Anna Pla puede enseñarte cómo. 


 

Tú eres el único responsable de tu salud.

¿Cuántas cosas haces por ti? ¿Para ganar salud? Todo suma. Empieza ya.

Para poder empezar rellena nuestro formulario

y después solicita una cita

Politica de privacidad

SÍGUEME:
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle